¿Tienes alergias al polen? Trucos y consejos

0
121


En primavera, aumenta la cantidad de polen que hay en el aire, provocando en los alérgicos a esta sustancia síntomas tan molestos como estornudos, lagrimeo, malestar general…Si te encuentras entre los ocho millones de alérgicos al polen que hay en España, sigue estos consejos y podrás aliviar los síntomas.

La alergia es una reacción que tiene nuestro cuerpo ante una sustancia que percibe erróneamente como perjudicial. Esto aumenta la producción de histamina, un compuesto que libera nuestro organismo y que provoca las molestias típicas de este trastorno. En primavera, el principal alérgeno es el polen, unos granos minúsculos producidos por el aparato reproductor de las flores y que se encuentra suspendido en el aire que respiramos.

¿Cómo saber si la sufres?

En ocasiones, la alergia pasa desapercibida ya que sus síntomas son similares a los de otras dolencias como, por ejemplo, el resfriado. Estas señales te ayudarán a reconocerla:

  • Lagrimeo, picor y enrojecimiento ocular
  • Rinitis alérgica (congestión nasal que aparece de forma brusca y mucosidad abundante líquida y transparente)
  • Estornudos frecuentes (más de 3 o 4 seguidos)
  • Hinchazón de los ojos
  • Fatiga y cansancio
  • Irritabilidad
  • Dolor de cabeza
  • Dificultad para conciliar el sueño
  • Tristeza, y en algunos casos, depresión
  • Migraña
  • Asma bronquial

Es importante que estés atenta a estos sintomas, pero es muy fácil que los reconozcas enseguida. En cambio, no es tan fácil identificar cuando es uno de nuestros peques molones quien la sufre; aunque si alguno de los padres lo es, tiene más números que cualquiera de que se le presente.

«Deberemos estar atentas a un cambio en la energia de nuestros peques, si esta más irritable de lo habitual y si tiene sintomas de resfriado. Si no es un resfriado, en poco dias lo descartaremos y sospecharemos de alergia.»

Es importante que acudas al alergólogo infantil en cuanto puedas y le expliques lo mejor posible las medidas preventivas que tanto a ti como a tu peque os van a ayudar.

Medidas preventivas

El mejor tratamiento contra las alergias es tratar de evitar, aunque a veces esto no sea posible,el contacto con la sustancia que la produce. Si eres alérgico al polen, es importante tener en cuenta estas medidas.

Ambiente exterior

No se trata de encerrarte en casa, sino de evitar las horas y los lugares donde la concentración de polen en el aire es mayor

1.Reduce las actividades al aire libre

Evita las salidas al exterior, sobretodo en los dias cálidos, secos y ventosos, ya que, en estas condiciones, hay una mayor distribución de polen. Por el contrario, en los dias húmedos y lluviosos, los índices son más bajos.

2.Utiliza gafas de sol

Te ayudan a proteger los ojos del efecto del polen y reducir el riesgo de sufrir síntomas como irritación ocular, picor, enrojecimiento…

3. Manten tu coche libre de polen

En la medida de lo posible, no abras las ventanas. De esta manera, evitarás que el polen entre en el vehículo en concentraciones excesivas.

Una casa saludable

No olvides, sin embargo, que el polen también puede entrar en tu hogar. Toma estas precauciones para que no ocurra.

1.Ventila las habitaciones un máximo de cinco minutos

Es el tiempo suficiente para renovar el aire. evita hacerlo en los momentos en los que hay una mayor concentración de polen (entre las 5h y las 10h o entre las 19h y las 22h)

2.Limpia tu casa con frecuencia

Hazlo utilizando un aspirador en lugar de escobas o otros utensilios que levanten polvo. Par alimpiar las superficies, utiliza una bayeta humeda. Procura, además, evitar todas aquellas actividades que puedan remover las partículas de polen, como barrer el balcón o la terraza o cortar el césped.

3. Recurre al aire acondidicionado

Es un buen sistema para mantener la casa fresca sin necesidad de abrir las ventanas. Procura, sin embargo, colocar un filtro antipolen y cambiarlo con frecuencia.

4. Utiliza una secadora

Te permitirá no tener que tender la ropa al aire libre durante la época de la polinización.

Cuidados personales

Hay una serie de hábitos que, incluidos en tu día a día, te ayudarán a reducir las molestias.

Lávate las manos y la cara

Hazlo al llegar a casa para eliminar el polen que ha quedado en la superficie. Además, refrescar con frecuencia la nariz y los ojos con agua te ayudará a sentirte mejor. También se recomineda ducharse y lavarse el pelo antes de ir a dormir.

Cámbiate de ropa al llegar a casa

Si has estado al aire libre, los granos de polense pueden haber acumulado en las prendas, agudizando los síntomas.

No te esfuerces en exceso

Realizar ejercicio físico íntenso en época de polinización puede provocar episodios de asma.

El tratamiento más adecuado

Cuando se sufren los síntomas típicos de esta dolencia, lo primero que debemos de hacer es acudir al especialista (alergólogo) para que decida los fármacos más útiles en cada caso.

Antihistamínicos

Son medicamentos que bloquean los receptores de histamina, la sustancia que provoca los síntomas de la alergia, por lo que ayuda a reducir molestias como el picor nasal, la irritación ocular y el lagrimeo, la hinchazón, la urticaria y el enrojecimiento de la piel, los estornudos, etc… Para que resulten 100% efectivos, se aconseja tomarlos al inicio de la aparición de los síntomas.

Corticoesteroides

Por su acción antiinflamatoria, estan indicados para tratar el asma, los problemas nasales y las dolencias cutáneas. Aunque resultan muy eficaces, pueden tener efectos secundarios, por lo que su uso debe estar controlado por un médico.

Descongestivos

Sirven únicamente para aliviar la congestión nasal, pero, a diferencia de los fármacos anteriores, no bloquean la respuesta alérgica. Únicamente los descongestivos con cortocoides pueden hacerlo.

Broncodilatadores

En caso de asma, tanto puntual (aguda) como crónica, ayudan a relajar y dilatar las paredes de los bronquios para, de esta manera, evitar la obstrución de los mismos.

Colirios

Los conocidos por el nombre de lágrima artificial, se utilizan para aliviar la alergia ocular, ya que limpian el ojo, eliminan los alérgenos y alivian la sequedad y la irritación

Vacunas: el único método definitivo

Los fármacos que se utilizan para tratar la alergia ayudan a aliviar los síntomas, pero no curan el trastorno. Sólo las vacunas pueden hacerlo, ya que actúan sobre la causa que lo producen.

¿Cómo funcionan?

El proceso consiste en administrar pequeñas cantidades del alérgeno (la sustancia que produce la alergia) a la persona afectada. Estas cantidades se van aumentando lentamente y de forma progresiva hasta llegar a una dosis máxima.

¿Cuál es su efecto?

El objetivo de este tratamiento es modificar el sistema de defensa del organismo para que deje de identificar el alérgeno (en este caso, el polen) como una amenaza y, de esta manera, no provoque la aparición de los síntomas de la alergia.

¿Cuando se administran?

Los alérgologos las recomiendan cuando los síntomas son muy intensos, se repiten con frecuencia o no responden bien a la medicación, es decir, cuando afectan negativamente a la calidad de vida de la persona alérgica. Si las molestias son leves y mejoran a medida que va pasando el tiempo, las vacunas no suelen ser necesarias. En todo caso, siempre es recomendable realizar une studio detallado de cada caso en particular antes de tomar una decisión..

Ahora solo nos queda pedirte el favor de ayudarnos a compartir esta página en tus redes sociales para que podamos llegar a más gente que necesite de nuestra ayuda en estos temas. Solo tienes que hacer clic en alguno de los botones que verás abajo. ¡Mil gracias!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here