Propósitos Saludables para el 2018

0
288
Lista de propósitos para el año nuevo

Si estas navidades no te ha tocado el gordo (a lo mejor si algún miiiil euuurooos) por lo menos nos pondremos a tope con la salud este año. Seguro que uno de los propósitos para este año ha sido cambiar algunos hábitos alimenticios poco saludables y llevar una dieta sana y equilibrada.

En el post de hoy te vamos a comentar algunas ideas y consejos para que la motivación no decaiga y la mantengas el resto del año.

Desayuna siempre

El desayuno es la primera comida que hacemos en el día y es la que nos proporcionará el 25% de la energía para todo el día. Muchos estudios han señalado que un desayuno saludable previene de la obesidad infantil.

También se ha observado que las personas que desayunan regularmente al final del día han comido menos, mientras que los que no desayunan normalmente, tienden a picotear más, ingiriendo así mucha más comida.

Lo ideal que un desayuno como toca debería de contener es: un lácteo, hidratos de carbono como el muesli, unas tostadas o un sándwich y cómo no, una pieza de fruta.

Deja atrás el sedentarismo

¿A qué estás esperando para saltar de la silla? Pero tranquila, que no hace falta apuntarse al gimnasio. De hecho, esta tampoco es una buena idea como propósito para año nuevo. ¿Por qué? Porque es demasiado ambicioso.

El 80% de las personas que se apuntan en año nuevo al gimnasio acaban dejándolo el primer mes. Lo mejor es plantearse retos más fáciles de conseguir pero que tienen la misma eficacia.

Por ejemplo, empieza a caminar más. Seguro que tienes una hora o dos muertas al día, no hace falta que corras. Solamente sal de casa y camina. En todas las ciudades hay rutas especiales para caminar, ir en bicicleta o en patines.

Y, si te decides por el gimnasio, lo mejor es que te apuntes a alguna clase (en vez de ir a máquinas, que se hace todo más pesado y aburrido). Hay clases de yoga, de boxeo, de spinning… Y si te apuntas con un amigo o amiga ¡mejor!, así os podéis dar ánimos mutuamente.

Comer sano

Arco iris de salud.

Proponte para este año limitar un poco el consumo de carne. No solamente estarás apoyando una buena causa, si no que tu salud mejorará.

No creas que comer verduras es aburrido o que no va a ser un placer de sabores. Hay muchísimas recetas de lo más variadas llenas de sabor y que son fáciles de hacer.

Poco a poco haz que estas nuevas recetas, que seguro que te van a encantar, se incluyan en tus platos del día y, de que te des cuenta, no podrás pasar un día sin haber comido uno de estos platos.

Todo esto sin dejar de lado (si quieres) la carne y otros platos con más carbohidratos. No olvidemos que en la variedad está el gusto.

No te olvides del agua

Muchas veces no bebemos lo que necesitamos. Está comprobado que la deshidratación causa cansancio, fatiga, hace que nuestros órganos vayan mal, así como el cerebro funciona más lentamente. Y propicia que virus como el de la gripe y bacterias proliferen en tu organismo. Plántales cara bebiendo mucho líquido.

Además, beber con regularidad agua ayuda a mantener nuestro peso, ya que actúa como saciado y ayuda durante el proceso digestivo.

Eso sí, tampoco nos pasemos, es igual de malo la deshidratación como la sobrehidratación.

Lo recomendable es beber de 1,5 a 2 litros diarios. Y en esto también se incluyen las sopas, los zumos y las infusiones.

La bella durmiente

La mayoría de nosotras y nosotros no dormimos las 7-8 horas diarias que deberíamos. Y nuestro cerebro necesita esas horas para poder descansar y funcionar correctamente al día siguiente.

Irse a dormir dos horas después de haber cenado es lo ideal, ya que propicia que tengamos un sueño más profundo.

También es muy beneficioso hacerlo sobre el lado izquierdo, así nuestros diferentes órganos del aparato digestivo tienen un mejor funcionamiento.

Así que nuestro propósito aquí puede ser irse a acostar antes (también cenar un poquito antes).

Sin embargo, si eres incapaz de dormir a una buena hora por un mal hábito, te recomendamos que empieces a acostarte cada día 5 minutos antes. Así tu cuerpo se va acostumbrando de una manera paulatina.

 

Sin duda, la mejor manera para implantar unos buenos hábitos en nuestra vida diaria es ir haciéndolo de manera progresiva y lentamente, o al menos de una forma que no produzca un choque brutal en nuestras vidas.

Poco a poco nos iremos dando cuenta de que hemos tomado la mejor opción. Y nuestros propósitos irán cumpliéndose con el consecuente subidón de autoestima.

¡Feliz y saludable 2018!

Ahora solo nos queda pedirte el favor de ayudarnos a compartir esta página en tus redes sociales para que podamos llegar a más gente que necesite de nuestra ayuda en estos temas. Solo tienes que hacer clic en alguno de los botones que verás abajo. ¡Mil gracias!

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here