Estoy segura de que todas habéis visto paletas de correctores de colores alguna vez y os habéis preguntado para que sirven todos esos colores.

Pues bien hoy os traigo un post explicando para que sirve cada uno de esos colores.

Lo primero que tenemos que explicar es la base de todo la rueda del color.

Los correctores de colores se utilizan como los colores complementarios ya que estos son los únicos que pueden eliminar un color por completo.

Por ejemplo el color complementario al rojo es el verde ya que es el que está en el lado opuesto en la rueda del color.

 

Venga ahora que sabéis lo que es la rueda del color, ya podemos pasar a explicar para que se usa cada corrector.

Corrector naranja o salmón.

Este corrector es perfecto para camuflar las ojeras azuladas. Pero ojo cuando utilizamos correctores de colores, debemos saber que los estamos utilizando como pre-correctores, es decir lo utilizaremos para camuflar el color de la imperfección antes de usar el corrector del mismo tono de la piel.

Un consejo: si no utilizamos brocha o pincel si no los dedos, es muy importante saber que la piel de la ojera es una de las más delicadas del cuerpo, por lo que a la hora de aplicar el corrector lo haremos con el dedo anular, ya que es el que meno presión ejerce sobre la piel.

El corrector naranja también sirve para camuflar las imperfecciones que tienden al color marrón o al azul, como las manchas o los lunares.

Corrector verde.

Este es el corrector que más sorprende. A menudo pensamos que como nos vamos a poner una pasta verde en la cara, ¿nos hemos vuelto locas?, pues nada de eso.

El corrector verde es uno de los más utilizados, después de los de color neutro.

¿Y para que sirve?

El corrector verde es perfecto para camuflar la rosacea y en general los rojeces del rostro.

Pero su uso más extendido es para tapar granitos (o granazos, para que nos vamos a engañar a veces nos salen unos granos dignos de analizar, sobre todo si son producidos por las hormonas).

En el caso de utilizar el corrector verde para tapar los granitos, existen en el mercado correctores de este color con tratamiento incorporado en el producto, que así además de camuflar el granito ayuda a tratarlo.

Corrector lila

Este corrector se utiliza para neutralizar el subtono amarillo de la piel.

Corrector amarillo

Es perfecto para camuflar las ojeras de color violeta y para tapar los puntos negros.

Correctores de tonos neutros

Son los correctores con los que todas estamos más familiarizadas.

Bien ahora que ya hemos corregido o pre-corregido todas las imperfecciones de nuestro rostro, llego el momento de darle forma o lo que en este momento se conoce como countouring.

Esta técnica no es más que esculpir el rostro.

¿Como lo haremos?

Utilizaremos uno o dos tonos más claros que nuestro tono de piel, en las zonas que queramos que ópticamente queden resaltadas o más elevadas. Parte alta del pómulo, centro de la frente, tabique nasal y arco de cupido, son las principales zonas.

Por otra parte, utilizaremos un corrector de uno o dos tonos más oscuros que nuestro tono de piel, para crear una sensación óptica de hundimiento. En la zona baja del pómulo (pon cara de pez y donde se hunde el pómulo es donde tienes que aplicarlo) en las sienes, en las aletas de la nariz y en el hueso de la mandíbula inferior, para eliminar la odiosa papada.

Recordad, el contorno siempre tenemos que maquillar lo con tonos mates.

Otra cosa es el strobing, del que os hablare en otro post.

Y hasta aquí el post de hoy. Espero que os haya servido para entender un poco mejor el uso de los correctores.

Ahora solo nos queda pedirte el favor de ayudarnos a compartir esta página en tus redes sociales para que podamos llegar a más gente que necesite de nuestra ayuda en estos temas. Solo tienes que hacer clic en alguno de los botones que verás abajo. ¡Mil gracias!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here