Cómo prevenir el abuso sexual infantil desde la educación en casa

0
438

El abuso sexual infantil es una de las grandes preocupaciones que toda familia tiene, y es que, pese a que es un delito cada vez más perseguido, aún queda mucho camino por recorrer.

Los padres y familiares de los menores se sienten impotentes e indefensos ante la desprotección del niño en según qué ámbitos, pero son precisamente ellos quienes deben tomar medidas preventivas que eviten, en lo posible, que los abusos sexuales se produzcan. Hoy te contamos cómo prevenir el abuso sexual infantil desde la propia educación en casa.

No les obligues a dar besos

Muchos padres creen que obligar a los niños a dar besos a familiares y allegados es un gesto de educación. Sin embargo, existe una fachada social impuesta de generación en generación que daña profundamente el sentido del propio beso. Los niños deben entender que las muestras de cariño no se piden ni, mucho menos, se imponen.

En nuestra sociedad es muy frecuente que los padres y familiares le digan a los niños a quién deben besar; se tiende incluso a mostrar enfado cuando el niño no quiere despedirse de su abuelo o de su tía dándole un beso. Lo correcto es dejar que el niño bese a quien quiera y cuando quiera, sin excepciones.

Decirle a los hijos que únicamente se besa cuando uno decide es un buen principio para que no se sienta obligado a hacer algo que no quiere. Es importante que los padres corrijan a los familiares que intenten robarle un beso a su hijo explicándoles que las muestras de cariño se dan cuando a uno le apetece; aunque pueda parecer un tanto chocante, mirando la situación desde el prisma adecuado es fácil darse cuenta de que son los niños los que deben decidir a qué personas desean mostrar su afecto.

Enséñale la importancia de su cuerpo

La educación sexual debe enseñarse a los hijos desde que son muy pequeños; los niños tienen que conocer su cuerpo y reconocer cuáles son sus órganos sexuales. La función de los padres es explicar a sus hijos que hay zonas de su cuerpo que nadie debe tocar.

No se trata de volcar el miedo de los padres en los niños, sino de mostrarles la importancia de determinadas partes del cuerpo en la naturaleza de la vida. Cuando los niños alcancen los dos años de edad será un buen momento para pedirles que sean ellos quienes laven su zona íntima; quizá los padres puedan echarles un cable a la hora del baño, pero los menores tienen que entender que son ellos los únicos que deben tocar sus genitales.

Respeto, respeto y más respeto

El respeto hacia uno mismo y hacia los demás es una de las enseñanzas vitales que los padres deben ofrecer a sus hijos. Los niños tienen que saber decir que no y aceptar las negativas de los demás.

Al mismo tiempo, la forma en la que se educa y se establecen límites a los niños siempre tiene que estar basada en el respeto; de esta forma los niños crecen sin miedo y con la absoluta seguridad de que van a ser escuchados por su familia.

El diálogo cercano con los hijos es un camino exitoso en la prevención del abuso sexual; no castigues a tu hijo cuando exprese lo que siente y déjale claro que puede contar contigo sin condiciones.

Si necesitas más información sobre cuando y como actuar sobre el abuso sexual infantil visita esta pagina de la guardia civil. Protegemos a nuestros los molones.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here